domingo, 29 de diciembre de 2013

A veces


Me rodeo de fuerzas imposibles y ellas me hacen fuerte.

Desde entonces se me rebelan las olas del mar,

se cela el viento que con su látigo llora mi oído

y yo sonrío a mis pasos que no saben a donde van.


domingo, 22 de diciembre de 2013

Deforme

Te levantas. Te vistes con frío.
Deseas regresar al calor de las mantas
que tú solo calientas.
Bajas las escaleras.
Princesa llora, la hija puta siempre está llorando. La quiero mucho. A su mamá también.
Desayunas un plato de macarrones, un cuenco de puchero o la comida china que sobró de anoche.
Te cepillas.
Te pones los guantes para proteger tus manos. Mierda de sabañones.
Esto no es poesía.
Sales de casa. Hace frío. Corres un poco porque ves que vas a perder el bus.
Lo alcanzas. Subes. Pagas.
Te agrada que haga calor adentro. Miras un par de caras que conoces.
Te sientas con alguien que tenga conversación.  A mí a veces me cuesta.
Si no hablas, escuchas música y te quedas dormido.
Llegas. Bajas. Haces tiempo porque tu primera clase empieza a las nueve. Mierda de clase.
Esto no es poesía.
Sientas el culo en la silla de contrachapado. Apenas atiendes. Al menos se está calentito.
Quiero aprobar...
Si es lunes, martes o jueves, ves a la chica con los ojos bonitos. No creo que se lo diga nunca.
Acaban las clases. Hablas si hay alguien que tenga conversación. Joder cómo me cuesta a veces.
O lees. O escribes.
Vuelves a tomar el autobús. Lo mismo que por la mañana.
Llegas a casa. Comes. Pierdes el tiempo. Estudias un poco.
Sientes que falta algo.
Sabes que falta algo.
Ya es de noche. Odio que anochezca tan temprano.
Te duchas. Cenas. Te acuestas. Duermes.
Y sueñas con que la encuentras.

Rafael Eduardo



martes, 26 de noviembre de 2013



No quiero lamentación.
No llores. Yo no lloro.
Ya verás como el sol
te devuelve el calor
—que te quité de algún modo—.



Rafael Eduardo

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Arder



A veces sueño que sigo abrazada
Que aquel aliento aún me da calor
Que aquella mano aún sigue meciéndome el coño

Paso a través de esas grietas
"vestida para que me empiecen a desnudar"
Sueño despierta sin querer despertar

Hermosas palabras, insustituibles miradas...

Cuando no sé si quiero volar, 
veo aparecer tus alas 
y las agarro en la distancia







Ana Pecado

sábado, 7 de septiembre de 2013

Eterno verano

Tu piel es una playa
y yo caigo en redondo,
meciéndome en tus labios,
ahogándome en tus ojos.

Mi barco es una boca
encallada en tu pelo,
perdida entre las olas
de tu oceánico silencio.

Tu piel es una playa
y me entierro en la arena,
jugando a ser dos niños,
lejos de los problemas.

Tu piel es una playa
y nado y nado y todo,
con el cuerpo de espaldas,
llegándote hasta el fondo.

Tu piel es una playa
y trazo en ella líneas
sabiendo que mis lágrimas
las borrarán.

Tu piel es una playa
y moriré en la orilla,
mudo de la palabra,
mojado de por vida.













Rafael Eduardo

martes, 30 de julio de 2013

Diálogos de un débil y abstracto hombre.








Mama, ¿estás ya cansada de la vida?

No te preocupes más por mi. 

Estoy en el autobús en dirección contraria a la realidad.

Te preocupas mucho por tu hijo.

 Tu y tu sombra... sois tan grandes.

Tan bonita es tu sombra.

Gracias a tu protección he bebido un vaso de agua y he comido un plato de comida.

Perdona que haya robado y me haya hecho pis en la escalera porque no aguantaba más.

Ahora te colgaré y pediré mil perdones. 

Tengo media hora para desaparecer.

Perdón, perdón, perdón, perdón, perdón, perdón...





Autor: "anónimo pasajero del autobús de la vida"


jueves, 25 de julio de 2013

Is love, sweet love



Qué es lo que necesita el mundo ahora
que llueven bombas en trombas a diario,
que la crueldad hasta se condecora,
que por matar gente optas a un salario.

Qué es lo que necesita el mundo ahora
que se mide un beso por si es rentable,
que la misma amistad se infravalora,
que no me escucharás por más que te hable.


Rafael Eduardo

martes, 16 de julio de 2013

El cómo


Lo hermoso de la vida
es cómo empieza, 
no su comienzo.

El cómo del caminar
marca la huella de sus pasos,
su línea. 

Sin la huella de los pasos,
no se aprecia la belleza,
del dibujo de la vida.




Ana Pecado

jueves, 20 de junio de 2013

Fingida luz


La Luna más llena que nunca,
y yo más que nunca, vacío.

Contemplándote en la llanura
sobre un pasto hecho de cuchillos.

Despójate ya de la máscara,
tú, lámpara falta de brillo,

quiero verte desmaquillada,
saber tu rostro más sombrío,

ese que escondes a las masas
ocultando tu llanto a gritos:

Hay una estrella por cada lágrima
y sentimiento incomprendido.

Hay una hostïa por cada cráter.
Tan duras como meteoritos.

Pronto avergonzada, maquillas
fulgente tu rostro afligido.

Quizá alguna noche me miras,
y quizá, yo hasta te sonrío,

pero...

La Luna estará más llena que nunca,
y yo estaré más que nunca, vacío.





Rafael Eduardo

martes, 11 de junio de 2013

Perdió el aliento "Zaratustra".


Respire en calma señor que su aire se aleja.
Recupere el aliento con serena aún tristeza.
Baje de la colina a practicar con certeza
y comparta su don, su enseñanza, su agudeza.

Cuando menos lo espere pasará su calvario
todo cambiará y quedará en discernimiento diario.
Crecerá su carisma y volará aún más alto.
Pero le echaremos de menos, así que baje un rato.






Ana Pecado

martes, 4 de junio de 2013

Voraz silencio

Rompen como burbujas
los días que matan con muda calma,
tanta que se me clavan las agujas
del reloj en el alma…

Así mil horas ando
asimilando las horas, ahora
ora por mí, que ya te estás tardando
y el tiempo me devora.

Solo cúrame o mátame.


Rafael Eduardo

martes, 28 de mayo de 2013

Historia de un romance que fue.



Escondidos siempre fueron los besos.
Las caricias prohibidas, evitando miradas.
Roces discretos mientras todo nos temblaba.
Miradas de repaso que lo dijeron todo.

Carreras en la noche para llegar a la azotea.
Llantos del sentir que acompañaban la música.
Juegos en la entrepierna precedían mi orgasmo.
Todo fue, y habrá sido siempre.






Ana Pecado

viernes, 10 de mayo de 2013

Cuerpos desnudos






Mis ojos inquietos buscaban...

Encontraron rincones recónditos donde curiosear,
donde llamaban la exaltación de los poros de su piel.

Mis manos pausadas se abrían camino
como quien en el mar aparta el agua para deslizarse en ella.
Apreté mi cuerpo con fuerza al suyo,
deseando convertirme para poder penetrarle.

Mi lengua húmeda quería vestirle
acabo escondida y sin saber como terminar
quizá sigue sin querer terminar
y en mis pensamientos continua cubriéndole sin pudor.



Ana Pecado

(Las tres gracias, Antonio Canova)

domingo, 5 de mayo de 2013

Poderoso caballero es don dinero - Kevin Téllez







Disculpas a Francisco de Quevedo, pues el poema recitado es de su autoría y no de Calderón de la Barca.


Kevin Téllez

lunes, 22 de abril de 2013

En lo que dura un bocado


Se acerca el tiempo próspero de nísperos.
El naranja soleado me avisa.
Adiós áspero viento, ya tus labios
no besarán los míos con la brisa;

las grietas se cierran. Se abre la fruta
como si de alguna flor se tratara.
Pronto posa entre mis dedos un óvulo
tan fértil en sabor donde depara.

Acuden a picotear los pájaros
el kimono achinado del arbusto.
Pienso en tirarles un par de pedradas,
pero hoy, por hoy, compartamos el gusto,

que es dulce el sabor que colma la boca,
que cabe en un puño el fruto excelente.
Disfruto hoy. Sé que volverán las grietas,
que todo placer es intermitente.






















Rafael Eduardo

martes, 16 de abril de 2013

Y así todos con actitudes patéticas "somos felices"



Harto patético...
Un motorista que "motea" por chupa y no por moto
Harto patético...
Un pastelero que "pastelea" por pastelería y no por pastel
 Harto patético...
Un profesor que "profesorea" por vacaciones y no por alumnos
Harto patético...
Un  cazador que "cacea" por escopeta y no por comida
Harto patético...
Un respirador que "respirea" por respirar y no por aire








Ana Pecado : Ser lo que no somos



sábado, 6 de abril de 2013

Todos buscamos, pero...

Qué típico de los hombres,
¿será herencia de su niño
que caminan sin un mapa
sin saber que están perdidos,

divagando como un príncipe
de una gala no sabida,
cuyo padre, en su estrellato,
no vio ni orbes ni la orilla?

Así, un pobrecito huérfano
marchó al éxodo galáctico
en busca de aquella estrella 
donde él se hubiera estrellado.

¡Qué se perdió entre la espuma!
oye al mar, sigue llorando.
Ay... perdido en otros mundos
sin saber que está aquí abajo.

Me corono en tu reflejo,
yo también, también buscaba.
Como tú, tomé una ruta,
una ruta equivocada.

“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya'' Antoine de Saint Exupéry



Rafael Eduardo

jueves, 21 de marzo de 2013

Mira un poco más arriba

Paseo sobre el cielo
plasmado en un lienzo, frágil y fino,
enmarcado en el suelo
y pintando el camino
cuando pesan los gases blanquecinos

¿Pero quién no quisiera
tener el azur a sus pies, ah, quién?...
¡Si es tan solo una acera
puesta al revés! sé bien
que sobran obras así en el arcén

El error es pisar
estos cuadros húmedos con exalto.
No debes olvidar
que no estás allá en lo alto,
¡que son meros charcos sobre el asfalto!

Y tú, obcecado en tu vana ilusión,
como un crïo, empapándote el pantalón.




Rafael Eduardo

lunes, 11 de marzo de 2013

Eterna Luz

Anoche viajando entre sueños
soñé con un difunto poeta
cuya poesía vive por él.
Y muerto,
recobró la vida en un mundo
donde las ideas, cual fuego, arden,
y donde todo puede suceder.
Ya juntos,
me explicó que la poesía
era la tristeza, la alegría
y sobre todo, en especial: amor,
amor
y vida.
Yo le escuchaba bien atento,
quería guardarme sus palabras
allá donde se hace trueno la voz.
El tiempo
destacó lo poco que vale
pues estando yo vivo y él muerto,
ambos sumidos en sueños profundos
tuvimos,
ignoro si horas o segundos,
una conversación sobre el arte
que a pesar de la frágil distancia; une.
Nos une


Rafael Eduardo

jueves, 21 de febrero de 2013

¿Una ayudita?

Con paso decidido,
los ojos bien abiertos,
paseo por las calles
de Málaga y observo

que hay muchos cartelitos,
en mi opinión, profundos,
porque fondos no tienen
y mendigan algunos.

Con paso indiferente,
los ojos a otro lado,
no duele escribir esto,
solo sufren las manos,

la palma que tirita,
el bolsillo que tiembla,
el vientre que le ruge
a la sorda cartera...

Que piden, piden, piden,
qué están, que están llorando
con esos cartelitos
de cartones, baratos.











Rafael Eduardo

viernes, 15 de febrero de 2013

Llévame a esa playa perdida para jugar



¿Y que si me desnudo ante ojos inocentes?
Quiero seguir enredándome en él, en tu pelo.
Quiero el roce de unos pechos cercanos a mi corazón
y tu aliento avisándome caricias en la espalda.


Mostrarme tal como soy en libertad.
Persigo la felicidad adornada de sonrisas.
Persigo bailes en la noche sin sentido con la brisa.


Me asfixia la camisa que envuelve mi pecho
y me sobra la tela que es el pantalón.
Yo conmigo misma frente a frente con el sol.
Sólo espero caricias sino de unos dedos, del calor.







Ana Pecado

sábado, 9 de febrero de 2013

La ciudad





















Donde se elevan gigantes metálicos
y se confunden oscuridad y luz,
donde el claxon suple el canto de pájaros
y el cielo hasta abierto viste un triste azul.

Millones de humanos y pocas personas
divagan estas áreas de cemento,
se congregan, pero muchas están solas
y portan en sus miradas el invierno...



Rafael Eduardo


viernes, 1 de febrero de 2013

martes, 22 de enero de 2013

Desconocida


Una luz naranja hace del halo que ya tiene algo mágico,
algo mágico y muy caliente.
Bebe su copa de vino como si fuese la última... o la segunda.
Ella sabe que es hermosa.
Mira a su alrededor con indiferencia e intensidad.
Su mirada me atrae, hay algo de inocente en ella.
Sentada en esa mesa parece que solo exista su luz.
Tan delicado, tan perfecto su perfil.
Los años no han pasado para ella.
Nadie sabe a donde irá.
Todos quieren acompañarla.

Solo quedó su luz.







Ana Pecado

lunes, 14 de enero de 2013

Siento como avanza el invierno


Siento como avanza el invierno.

Las flores tiritan de miedo hacia su paso,
sus hojas hace tiempo cedieron al viento.
Se desconoce dónde acabarán.
Ya no es para nada el mismo mi balcón.
Su encanto anda sin rumbo.

Siento como avanza el invierno.

Mi rostro se enfría y mi risa se escapa.
Quisiera entrar en mí, pero no quepo.
Es un cuento sin final.
A día de hoy lo releo y pese a tener tanto,
su encanto anda sin rumbo.

Siento como avanza el invierno.

Ya da igual que la planta se quede desnuda.
Es un sentimiento mutuo.
Cuando acabe esta estación verás que florecerá
y volverá a brillar... aunque vuelva este frío.






Rafael Eduardo

miércoles, 9 de enero de 2013

Pero tú sí

Un día y otro día,
la monotonía quema.
Preso en mi melancolía
se me olvidó escribir pöemas,

por dudar si alguien me entiende,
por dudar si yo me entiendo.
Por la fobia del fracaso.

Por la angustia que se prende,
por la angustia que desprendo
en las letras de mi paso.

Pero te estaré esperando,
en tu puerta, en cada esquina.
Tristemente asimilando
que ni dios nos patrocina.




Rafael Eduardo